jueves, 11 de diciembre de 2008


Hace mucho tiempo que conocía la existencia de este libro, e incluso me habían hablado de lo que trataba, pero no me atraía leerlo, pensaba que era diferente a lo que he encontrado. Sin embargo llegó a mi casa, lo llevó mi hijo, y ya que estaba allí... Sentí curiosidad por leerlo. Me ha encantado. Es una historia muy sencilla, con una lectura muy fácil; te engancha desde que lo coges. El descubrimiento de un campo de concentración a través de los ojos de un niño de 9 años , de su ingenuidad. Su necesidad de descubrir cosas interesantes, explorar, buscar a alguien con quien jugar, llenar los pequeños o grandes vacios de su vida. Todo es misterio a su alrededor, y lo que no es misterio está prohibido. Bruno encuentra a Shumel, y juntos emprenderan la mayor de las aventuras, la más cruel y sorprendente. El final me ha dejado helada.

1 comentario:

Montaña dijo...

Yo también me lo he leido y me ha gustado mucho :P