domingo, 1 de febrero de 2009

OPINIONES

Anoche estuve viendo un programa en tve, que hablaban sobre los autobuses de la discordia, sobre la existencia de Dios. Hasta ahora no había prestado atención porque me parece una tontería entrar en ese juego, no me parece serio que nos compliquemos la vida con semejante cosa. Parece ser que estos autobuses circulan ya por ciudades como Madrid, Barcelona, o Málaga. Yo soy católica, pertenezco a un colectivo religioso, y el slogan que lleven unos autobuses no me va a afectar para nada sobre mis creencias, allá cada cual.

Ser o no católico es una decisión personal, una llamada que puedes escuchar o no; pero ser católico para mí es un compromiso que va más allá de ir a la iglesia a darte golpes de pecho, o participar en todos los actos donde se requiera esa condición. Es cierto que tener fe es algo que no se puede explicar con palabras y que en los momentos negativos de la vida, nos aferramos a ella y confiamos, y eso nos da tranquilidad, fuerza y esperanza. Pero ser católico no garantiza el pasaporte al cielo, no basta con serlo, hay que demostrarlo y eso es muy difícil.

"Por sus obras los conocereis" "Pruébame tu fe sin obras y yo te probaré por las obras mi fe"." La fe sin obras está muerta". Snt 2,14-26

No sé cómo se vive sin fe, pero conozco a personas ateas, y eso no quiere decir que sean malas personas, habrá de todo, como los católicos. Termino con ese proverbio tan conocido "El habito no hace al monje...ni a la monja"



No hay comentarios: