domingo, 15 de marzo de 2009

ANTES COLEGIO...ahora HOTEL



Hemos estado Montaña y yo en la cafetería del hotel D. Manuel, ( el antiguo colegio Sª Antonio) y nos hemos tomado un refresco, comentabamos las dos que eso antes era la librería. Mucha gente se pasa por allí para ver cómo ha quedado el hotel. Por cierto ha quedado muy bien, y es precioso, yo paso todos los días desde la calle Margallo a mi casa y viceversa. Cuando voy caminando, me parece escuchar el bullicio de los niños en el recreo.


¡Era el colegio de los mayores!. Pasar allí desde Santo Domingo donde se impartía el prescolar, era todo un acontecimiento; los niños se sentían importantes. Paquito y Montaña entraron con 4 años y salieron al terminar Cou.

Entre las nuevas paredes, los pasillos del hotel, los salones, han quedado muchos recuerdos para los que hemos estado vinculados al colegio durante tantos años; antes de mis hijos habian estudiado en el centro mis hermanos.



Recuerdo mi primer contacto con Pacífico, las primeras comuniones, las catequesis, después me quedé 18 años más. Las confirmaciones: Piti fue el padrino de mi hijo. Era muy emocionante ver a esos retacos de 4 años convertidos en jovenes con sus chaquetas y sus corbatas. Después se confirmó Montaña, fue su hermano el padrino ( aunque hicieron mixto el colegio, siempre predominaron los niños) Cuando entró Montaña, solo estaban 2 niñas en un aula repleta de niños, después fueron llegando más niñas, pero el número de niños siempre fue mayor.

El enorme hall, la secretaría, las escaleras, las aulas con las ventanas a la calle Margallo, las grandes letras de bronce donde se leía COLEGIO SAN ANTONIO DE PADUA, han sido sustituidas por otras que ponen GRAN HOTEL DON MANUEL.


Ahí se han quedado recuerdos de muchos cacereños, antiguos alumnos y familiares que hemos recorrido las instalaciones muchas veces. En la recepción del hotel hay una serie de fotos del colegio, las hay muy antiguas y otras más actuales; salones con los nombres de nuestro querido P Pacífico, del Patio de los limoneros, de la Campana, etc. Una escultura con unas unas enormes sillas, y las figuras en la pared por la calle S. Justo, obra del grafitero Suso 33, recuerdan las actividades de los niños; nos gustaron mucho unas caras que hay en el parkin, ( enorme) obra del mismo autor.




La graduación de Cou, fue el último vínculo con el colegio, después la selectividad, y a partir de ahí, cada uno fue tomando su rumbo; la universidad, la carrera elegida, el trabajo...

Yo continué hasta que los frailes se instalaron en el nuevo colegio, y allí sigo impartiendo catequésis.

No hay comentarios: