lunes, 30 de marzo de 2009

VIDA


Desde mi blog quiero manifestar un SI ROTUNDO A LA VIDA, a proposito de la ley del gobierno de que puedan abortar libremente las mujeres de 16 años. Un si a la vida conlleva ser consecuente y pedir la vida en todas las circunstancias, me explico: Me parece una hipocresia salir a la calle y manifestarse a favor de la vida, y haber salido antes apoyando la guerra. ¿Es que acaso en una guerra (y sin ninguna justificación) no hay muerte? ¿no mueren un montón de niños inocentes, que no tienen oportunidad de ser personas, de vivir?

Una de las imagenes que se me ha quedado grabada de la guerra de Irak, es la de unos niños pequeñitos con las manos en la cabeza, y un soldado apuntandoles con un arma. ¿Acaso eso no es cruel?

Soy madre, y es lo mejor que me ha pasado en la vida. He visto cómo a mis hijos les salían sus primeros dientes, cómo daban sus primeros pasos, o cómo pronunciaban sus primeras palabras. He disfrutado de sus actuaciones en el cole, y los he visto crecer y hacerse personas; personas muy valiosas. Me siento muy orgullosa de ellos.

Es muy hermoso traer un hijo al mundo, dar VIDA, y se los quiere mucho. Incluso hay parejas que hacen lo imposible por tener un hijo. Esto es lo normal, lo que hace la mayoría. Lo que no es normal es que una mujer no quiera traer un hijo al mundo. Nosotros juzgamos y condenamos el aborto, pero no nos paramos a pensar que hay detrás de la persona que quiere abortar.

En cuanto a que puedan hacerlo con 16 años sin el consentimiento de sus padres, pienso que lo mejor es la prevención, pero si llega el caso, me parece bien que decida ella misma; en ningún caso se debe obligar a nadie a tomar una decisión que puede marcarle toda su vida . Una mujer que aborte, tenga la edad que tenga, no creo que pueda olvidarlo nunca. Conocí a una chica que obligaron a abortar, y la llevó a un alcoholismo. Me quedo con un articulo que leí ayer en el Pais, de Juan Carlos Rodriguez Ibarra, que decía entre otras cosas, que alomejor se podía dar el caso contrario; es decir que la hija no quisiera abortar y los padres la obligaran

Nos pueden gustar o no las cosas que hacen los demás, pero no tenemos ningun derecho a juzgar, y mucho menos a condenar. Y sobre todo creo que tenemos que ser coherentes y no ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el nuestro.


Por otra parte la ley, lo mismo que la del divorcio no invita a nadie ni a abortar ni a divorciarse, lo hará quien crea que lo deba hacer.

No hay comentarios: