sábado, 11 de abril de 2009

JUEVES SANTO EN LAS VILLUERCAS


"...Bajamos por medio de los más espesos y frondosos bosques que en mi vida he gozado. Jamás vi castaños tan gigantescos y tupidos. Y todos embalsamados por el aroma de perfumadas matas"
(Miguel de Unamuno)

Mis hijos en Londres. Me invitaron unos familiares a pasar allí estos días de semana santa, concretamente en Robledollano y me fuí.

Me gustaba ir cuando era jovencita, pasabamos allí los veranos, y disfrutaba mucho, allí tuve mi primer amor, y conocí a muchisima gente. Han pasado 25 años, y he encontrado todo cambiadisimo. El pueblo no parece el mismo, ha crecido mucho, y tiene muchas cosas nuevas: el Ayuntamiento, un dispensario médico, un centro para la tercera edad, las escuelas, etc, dicen que el actual alcalde se está preocupando mucho, y se nota.

La gente, distinta, con 25 años más, otros ya no están. Han sido unos días lejos del bullicio y a la vez el fervor de las procesiones, he echado mucho de menos la procesión del Cristo del Calvario, me acordé mucho el viernes santo. Allí me despertaba con el canto de las gallinas, y viendo la sierra. Ha habido añoranzas, recuerdos, alegría, sentimientos, muchas cosas juntas; y tambien ha habido dolor, mucho dolor.

Fué el Jueves Santo, y lo mismo que la virgen sufríó la pasión y muerte de su hijo, he visto y he compartido el dolor de una madre muy querida para mí, al perder a uno de sus hijos, tambien muy querido.¡ Hasta siempre Antonio !

La vida sigue, y sigue la esperanza, la ilusión, el esfuerzo, la tristeza y la alegría; está noche la Vigilia Pascual: La Resurreción del Señor. Mis hijos llegaran de Londres, y todo volverá a la normalidad.





No hay comentarios: