sábado, 30 de mayo de 2009

OPINIONES

Hay veces que pienso que ante algo que me irrita o saca una parte mala de mí, lo mejor es pasar de ello, pero otras veces no me puedo quedar con algo dentro que me hace daño. No me importa sacarlo fuera y expresar lo que siento o lo que pienso.

Se trata de las declaraciones del cardenal Antonio Cañizares, sobre el aborto y los abusos a menores. Yo le diría a este señor, cómo a otros muchos, que sólo viven de la teoría y aplicando la ley del embudo (el egoismo y la hipocresía).¿ Qué sabe el señor Cañizares de los hijos, de la maternidad? NADA. Y se atreve a hacer declaraciones que tienen una repercusión social muy amplia, por ser quien es.

Hace unos día casualmente he visto una ecografía en el youtube que me produjo mucha emoción, se veía al bebé con mucha precisión. Cuando tuve a mis hijos hace 30 y 26 años respectivamente, no existian las ecografías; era una mezcla de emoción y sorpresa hasta el final. Era la comadrona la que anunciaba el sexo del bebé. Lo recuerdo cómo un momento mágico, y a partir de ahí el amor, la responsabilidad y todos los cuidados recaian en esas personitas que se convertian en el centro de atención de toda la familia.

Señor Cañizares a un hijo se le quiere mucho, no sabe usted cuanto... ¿Se ha parado usted a pensar antes de juzgar que historia puede haber detrás de esa madre que decide no traer su hijo al mundo?.

Yo entiendo que la nueva ley del gobierto sobre el aborto FACILITA, que no INVITA, a aquella mujer que por sus circunstancias decida no traer a su hijo al mundo.

Yo cómo madre y desde la practica, desde el amor que siento por mis hijos, no desde la teoría en la que se basan ustedes, le aseguro que tiene que ser una decisión muy dolorosa.

Un NO rotundo a los abusos y al maltrato a los menores. No se les puede robar o a veces matar su infancia, y hacerles unos seres desgraciados para el resto de su vida.

No hay comentarios: