sábado, 27 de junio de 2009

EL CERVATILLO Y EL PUMA (Jorge Bucay)



Cuando alguien no responde a mis expectativas, cuando creo que alguien me ha fallado, me viene a la memoria este cuento de Jorge Bucay, y pienso que soy yo la que estoy en el lugar equivocado. En lugar de sentirme puma, me creo cervatillo. Leed el cuento y lo entendereis.



Un señor muy creyente sentía que estaba cerca de recibir una luz que le iluminara el camino que debía seguir. Todas las noches, al acostarse, le pedía a Dios que le enviara una señal sobre cómo tenía que vivir el resto de su vida.

Así anduvo por la vida, durante dos o tres semanas en un estado semi-místico buscando recibir una señal divina.
Hasta que un día, paseando por un bosque, vio a un cervatillo caído, tumbado, herido, que tenía una pierna medio rota. Se quedó mirándolo y de repente vio aparecer a un puma. La situación lo dejó congelado; estaba a punto de ver cómo el puma, aprovechándose de las circunstancias, se comía al cervatillo de un sólo bocado.

Entonces se quedó mirando en silencio, temeroso también de que el puma, no satisfecho con el cervatillo, lo atacara a él. Sorpresivamente, vio al puma acercarse al cervatillo. Entonces ocurrió algo inesperado: en lugar de comérselo, el puma comenzó a lamerle las heridas.

Después se fue y volvió con unas pocas ramas humedecidas y se las acercó al cervatillo con la pata para que éste pudiera beber el agua; y después se fue y trajo un poco de hierba húmeda y se la acercó para que el cervatillo pudiera comer.

Increíble.

Al día siguiente, cuando el hombre volvió al lugar, vio que el cervatillo aún estaba allí, y que el puma otra vez llegaba para alimentarlo, lamerle las heridas y darle de beber.
El hombre se dijo:

- Esta es la señal que yo estaba buscando, es muy clara. "Dios se ocupa de proveerte de lo que necesites, lo único que no hay que hacer es ser ansioso y desesperado corriendo detrás de las cosas".

Así que agarró su atadito, se puso en la puerta de su casa y se quedó ahí esperando que alguien le trajera de comer y de beber.
Pasaron dos horas, tres, seis, un día, dos días, tres días... pero nadie le daba nada.

Los que pasaban lo miraban y él ponía cara de pobrecito imitando al cervatillo herido, pero no le daban nada.
Hasta que un día pasó un señor muy sabio que había en el pueblo y el pobre hombre, que estaba muy angustiado, le dijo:

- Dios me engañó, me mandó una señal equivocada para hacerme creer que las cosas eran de una manera y eran de otra.
¿Por qué me hizo esto? Yo soy un hombre creyente...

Y le contó lo que había visto en el bosque.
El sabio lo escuchó y luego dijo:

- Quiero que sepas algo. Yo también soy un hombre muy creyente. Dios no manda señales en vano. Dios te mandó esa señal para que aprendieras.

El hombre le preguntó:

- ¿Por qué me abandonó?

Entonces el sabio le respondió:

- ¿Qué haces tú, que eres un puma fuerte y listo para luchar, comparándote con el cervatillo? Tu lugar es buscar algún cervatillo a quien ayudar, encontrar a alguien que no pueda valerse por sus propios medios.

Jorge Bucay

LA GENTE QUE ME GUSTA (Mario Benedetti)



Primero que todo

Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace en menos tiempo de lo esperado.

Me gusta la gente con capacidad para medir las consecuencias de sus acciones, la gente que no deja las soluciones al azar.

Me gusta la gente estricta con su gente y consigo misma, pero que no pierda de vista que somos humanos y nos podemos equivocar.

Me gusta la gente que piensa que el trabajo en equipo, entre amigos, produce más que los caóticos esfuerzos individuales.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos serenos y razonables.

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza de reconocer que no sabe algo o que se equivocó.

Me gusta la gente que al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente; a éstos los llamo mis amigos.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no fallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Me gusta la gente que trabaja por resultados. Con gente como esa, me comprometo a lo que sea, ya que con haber tenido esa gente a mi lado me doy por bien retribuido.

Mario Benedetti

viernes, 19 de junio de 2009

VICENTE FERRER


Un recuerdo para un hombre que ha dedicado toda su vida a los más necesitados.

martes, 16 de junio de 2009

EL CORAZÓN MÁS HERMOSO DEL MUNDO

Érase una vez un joven que presumía de tener el corazón "más hermoso del mundo". Lo enseñaba muy orgulloso, porque sabía que su corazón era hermoso, perfecto en su forma, bellísimo.

Y todo el que lo veía decía: "Es cierto, es el corazón más hermoso que he visto jamás". Todos se asombraban de lo hermoso que era el corazón de aquel joven.

Pero un día, mientras el joven presumía de su hermoso corazón, llegó un viejo y dijo: "Mi corazón es más hermoso que el tuyo". El joven, se asombró y exclamó: "¿Cómo puede ser eso?, ¿Has visto mi corazón? Es joven, perfecto... es hermoso".

Y todos los que estaban allí le dieron la razón. Entonces el viejo enseñó su corazón. Estaba viejo y arrugado, lleno de cortes y heridas mal cerradas. Le faltaban pedazos que habían sido rellenados con otros trozos.

El joven sólo pudo sentir lástima del corazón del viejo. "¿Lo ves? Tu corazón está muy maltrecho, en cambio el mío es perfecto", exclamó. Y el viejo respondió: "Mi corazón está así porque lo he compartido. Me lo han roto y se ha recompuesto como ha podido. He entregado partes de mi corazón a quienes lo necesitaban y cuando lo he necesitado me han dado pedazos de otros corazones. Mi corazón es hermoso."

Y el joven lo entendió, y dijo: "Tienes razón viejo. Tu corazón es el más hermoso del mundo", y se arrancó un pedazo ofreciéndoselo al viejo. El viejo lo tomó, arrancó un trozo del propio y puso en su lugar el pedazo del corazón del joven. El joven colocó el pedazo del corazón del viejo en el hueco que tenía el suyo.

Los pedazos no encajaban, pero cubrieron los huecos. Y el joven le dio las gracias al viejo, porque por fin su corazón empezaba a ser hermoso de veras.

sábado, 13 de junio de 2009

13 de Junio SAN ANTONIO DE PADUA


Ampárame en esta hora, ¡oh San Antonio adorado!

Bajo tu acción bienhechora, halla alivio el desgraciado.

El enfermo y el desvalido y el que en la cárcel se ve

son por ti favorecidos cuando te invocan con fe.

Yo, con toda confianza, te invoco en esta ocasión,

y vivo con la esperanza de obtener tu protección.









La estampa es de principios del siglo xx

FELICIDADES A TODOS LOS ANTONIOS Y ANTONIAS

viernes, 12 de junio de 2009

EL ROSARIO

Cuando yo era pequeña me contaron una historia que me hizo mucha gracia y todavía la recuerdo. No se si era sólo una historia o tenía algo de realidad.

Un misionero fue a visitar un pueblo indigena, todos le recibieron con gran curiosidad; poco a poco se fue ganando el afecto de aquella gente. El misionero les enseñó a rezar el rosario, todos los días sacaba una especie de collar con bolitas, grandes y pequeñas y mientras las movía con sus dedos, recitaba algo que ellos no entendían. Así un día tras otro, hasta que casi se aprendieron lo que decía el misionero: los misterios.

El misionero tuvo que marcharse a otro lugar y le pidieron que les dejara aquella cosa de las bolas para seguir rezando ellos.

Al cabo de un tiempo, el misionero volvió y los encontró allí a todos reunidos junto al que tenía el rosario. Se quedó allí quieto, observandolos, y escuchó: "Pasa tú, pasa esta, pasa la otra, y pasa la grandona", así una y otra vez. Cuando le vieron, el que tenía el rosario en la mano le dijo que todos estaban muy apenados porque se les había olvidado la letra que les había enseñado mientras movía aquellas bolas.

El misionero emocionado les dijo que seguro que a Dios le había encantado esa oración, porque les salía del corazón.

jueves, 11 de junio de 2009

" LOS GIRASOLES CIEGOS"

Hace poco he leido el libro de "Los girasoles ciegos". Ví la pelicula cuando la estrenaron y hay mucha diferencia con el libro. El libro narra cuatro historias de la guerra civil española, aunque dedica más páginas a la historia que da nombre al libro; sin embargo la pelicula se basa en esta última historia, mezclada con otra que en el libro pone los pelos de punta, y en la pelicula pasa de puntillas.

Es un relato muy cruel, sacado de un diario que encuentran junto a los cadaveres de un padre y su bebé, la madre había muerto al dar a luz al niño. Los días o meses que pasa el padre junto al niño son de una dureza extrema, las artimañas para darle de comer, para que no muera de hambre, son espeluznantes.

En la pelicula es un joven poeta que tiene que huir con su compañera embarazada, que es la hija de los protagonistas de la trama , y le dedican sólo unas cuantas secuencias.

La historia central: Un profesor de literatura republicano que vive escondido, su mujer, que tiene que inventarse una vida distinta, e inculcarsela a su hijo; vivir en una mentira. Y el cura fascista, profesor del niño y obsesionado con su madre, que lo descubre todo...

Me ha gustado más el libro que la película.

sábado, 6 de junio de 2009

" COMO TÚ" (León Felipe)

Así es mi vida, piedra, como tú.

Como tú, piedra pequeña; como tú, piedra ligera; como tú,

canto que ruedas por las calzadas y por las veredas;

como tú, guijarro humilde de las carreteras;

como tú ,que en días de tormenta te hundes en el cieno de la tierra

y luego centelleas bajo los cascos y bajo las ruedas;

como tú, que no has servido para ser ni piedra de una lonja

ni piedra de una audiencia, ni piedra de un palacio, ni piedra de una iglesia;

como tú , piedra aventurera; como tú, que tal vez estás hecha sólo para una honda,

piedra pequeña y ligera...

"COMO TÚ" LEÓN FELIPE canta Paco Ibañez

" Papá Cuéntame Otra Vez" ( Ismael Serrano