martes, 16 de junio de 2009

EL CORAZÓN MÁS HERMOSO DEL MUNDO

Érase una vez un joven que presumía de tener el corazón "más hermoso del mundo". Lo enseñaba muy orgulloso, porque sabía que su corazón era hermoso, perfecto en su forma, bellísimo.

Y todo el que lo veía decía: "Es cierto, es el corazón más hermoso que he visto jamás". Todos se asombraban de lo hermoso que era el corazón de aquel joven.

Pero un día, mientras el joven presumía de su hermoso corazón, llegó un viejo y dijo: "Mi corazón es más hermoso que el tuyo". El joven, se asombró y exclamó: "¿Cómo puede ser eso?, ¿Has visto mi corazón? Es joven, perfecto... es hermoso".

Y todos los que estaban allí le dieron la razón. Entonces el viejo enseñó su corazón. Estaba viejo y arrugado, lleno de cortes y heridas mal cerradas. Le faltaban pedazos que habían sido rellenados con otros trozos.

El joven sólo pudo sentir lástima del corazón del viejo. "¿Lo ves? Tu corazón está muy maltrecho, en cambio el mío es perfecto", exclamó. Y el viejo respondió: "Mi corazón está así porque lo he compartido. Me lo han roto y se ha recompuesto como ha podido. He entregado partes de mi corazón a quienes lo necesitaban y cuando lo he necesitado me han dado pedazos de otros corazones. Mi corazón es hermoso."

Y el joven lo entendió, y dijo: "Tienes razón viejo. Tu corazón es el más hermoso del mundo", y se arrancó un pedazo ofreciéndoselo al viejo. El viejo lo tomó, arrancó un trozo del propio y puso en su lugar el pedazo del corazón del joven. El joven colocó el pedazo del corazón del viejo en el hueco que tenía el suyo.

Los pedazos no encajaban, pero cubrieron los huecos. Y el joven le dio las gracias al viejo, porque por fin su corazón empezaba a ser hermoso de veras.

1 comentario:

Anónimo dijo...

ES UNA LECTURA QUE HACE REFLECCIONAR MUCHO