jueves, 6 de agosto de 2009

UNA VISITA A TOLEDO






















La vida está llena de sensaciones, los días, las horas; hasta los minutos. Cuando se planea un viaje, desde que empiezo a hacer la maleta unos cuantos días antes (por aquello de que no se olvide nada),hasta que regreso, comienza una mezcla de sensaciones que se quedan en mí, aunque mi hija que me conoce muy bien perciba muchas de esas sensaciones.

Estuve en Toledo hace muchos años y me hacía ilusión volver. Cambiar la playa por una visita cultural, y elegimos Toledo; apenas me acordaba de la ciudad, sólo de algunas cosas, pero sabía que a Montaña le iba a gustar (por aquello del arte)

Llegamos a Madrid, y en la estación de atocha había un rotulo promocionando la capitalidad europea de nuestra ciudad, Montaña hizo una foto, yo me sentí orgullosa de mi tierra, siempre lo estoy, pero me hizo mucha ilusión que Cáceres estuviera allí presente en un sitio tan concurrido.

Cogimos, o mejor embarcamos en el Ave y en 25 minutos estabamos en toledo. El hotel, instalarnos, y salir a dar una vuelta. A partir de ahí Montaña con el plano y la guía de la ciudad se encargó de organizar las visitas al casco historico.

El Alcazar, la Catedral, San Juán de los Reyes, las sinagogas, el Hospital Tavera, (donde se rodo parte de la pelicula "La conjura del Escorial) mazapanes, armaduras, Dº Quijote y Sanchopanza, la Puerta de la Bisagra, la ermita del cristo de la Luz (en obras), la ermita del cristo de la Vega, un cristo con un brazo descolgado que tiene una leyenda muy bonita. El puente de Alcantara, la iglesia de Santo Tomé con el cuadro del Greco "El entierro del conde de Orgaz", el museo de Santa Cruz.

La iglesia de santo Domingo el Antiguo, aquí había una monjita que estaba encargada de las visitas y tenía el coro lleno de cajas de mazapanes, me hizo mucha gracia; allí se supone que está enterrado el Greco, nos dijo que miraramos para abajo y a lo lejos a través de un cristal se veía una caja mortuoria.

Panoramicas de toledo... el barrio judio, las murallas. Seguro que se me olvida mencionar algo, pero os aseguro que lo hemos visto TODO, y la verdad es que merece la pena. Hay mucho turismo, de interior y extranjeros. Me sorprendió que los escaparates además de los productos de la tierra : mazapanes, quesos manchegos, orfebrería, dulces y caramelos típicos etc, ofrecieran trajes de sevillanas, de toreros, y todos los complementos como castañuelas, peinetas, y demás utensilios.

Me gustó que dediquen una tarde ( la del domingo ) para que los españoles entraramos a visitar la catedral gratis, (cobran 7 euros) Es impresionante por dentro y por fuera.

Nos alojamos en el hotel Medina de Toledo, lo encontramos por internet, y nos ha gustado mucho. Es muy acogedor, pequeño, muy sencillo pero a la vez decorado con mucho gusto. La habitación con una ducha de hidromasaje que nos quedaba nuevas cuando llegabamos por la tarde. Está muy bien situado y muy bien de precio.

Dejo unas fotos como recuerdo de nuestro viaje.

No hay comentarios: