jueves, 8 de octubre de 2009

DARSE CUENTA


A veces necesitamos indagar, escudriñar en nuestro interior y darnos cuenta. Darnos cuenta de lo que somos, de cómo somos, de donde vamos, de lo que queremos, de lo que hacemos; darnos cuenta de que el tiempo pasa y nosotros con él.

Ayer me dí cuenta de que no son los capuchones de Semana santa los que me siguen asustando, sino la gente que hay debajo; aquellos que necesitan ponerse una mascara para pasar por la vida y no se dejan descubrir nunca por miedo ¡ qué pena!..


Tambien me dí cuenta ayer de que hay personas que conocemos, que las vemos muy de tarde en tarde; y sin embargo la afectividad sigue ahí. Nos siguen interesando nuestras cosas mutuamente.


Me he dado cuenta que me cuesta dejar mis manoletinas, mis ropas de colores y cambiarlas por las del otoño. Ropas oscuras, chaquetas, botas.... No me gusta nada este tiempo, frío, lluvia, viento; tardes sombrías y cortas. Prefiero el sol, el calor. El verano.


Me doy cuenta de que el PP no sabe como salir del embrollo en el que se encuentra.


Me doy cuenta también de que mi curso avanza, y yo me voy integrando en él. Me gusta levantarme y pensar que tengo alicientes para ir, cada día más. Sacar del baul de la memoria aquellas cosas del colegio que quedaban muy atrás, y aprender todos los días algo nuevo de los hoteles; experiencias que hasta ahora había vivido como cliente en mis vacaciones, y ahora las veo desde otra perspectiva: "la de camarera de pisos". Gracias Jorge por tu dedicación y tu profesionalidad. Por hacernos las clases tan amenas y enseñarnos tanto.


Me doy cuenta de que echo de menos a los niños de la catequesis. Han sido muchos años los que he dedicado mi tiempo a esta actividad y he intentado dar lo mejor de mí.


Me doy cuenta de que aunque me han contado que cientificamente venimos de los peces, yo he sabido mantener mi fe, y manifestar que yo creo en un Dios que lo ha creado todo. Eso sí, la Iglesia es otra historia.


Me doy cuenta de que unas veces me siento como pobre colina, y otras como montaña de cumbres repetidas, como dice Mario benedetti.

No hay comentarios: