sábado, 3 de octubre de 2009

MOMENTOS MÁGICOS


La vida tiene momentos mágicos, eso es lo que me contó Elena y yo la creí. Como todos los días fue a la iglesia, a la novena de San francisco; se colocó en el segundo banco como siempre, y recogió los papeles que había para seguir los cantos y las visperas. Ultimamente se la veía angustiada, preocupada, aunque me decía que se aferraba a todo lo bueno que había en su vida. Sus hijos eran su debilidad, y tenía proyectos. Cuando comenzó la Eucaristía, las lagrimas empezaron a aparecer en sus ojos hasta inundarlos, y su garganta dejó de cantar; no podía se le había hecho un nudo y no podía seguir.

Me contó que no sabe por donde apareció un joven y se sentó a su lado, apenas le vió la cara. Su camisa era blanca, era todo lo que podía apreciar. Cogió los papeles del banco, se le veían unas manos muy cuidadas, los abríó y se los ofreció a Elena para compartirlos; empezaron a rezar juntos, a cantar juntos. Su voz era fuerte, ella pensó que alomejor se trataba de algún religioso que estaba de paso en el convento. Elena se sintió por primera vez en mucho tiempo segura. Su angustia despareció y una gran paz la invadia.

En el momento de darse la paz, Elena consiguió verle la cara.Tenía un rostro muy amable, joven, y tierno.

Al terminar la Eucaristía, Elena sintió curiosidad por ver hacía donde se dirigía para salir; si era un religioso lo normal es que se fuera por la sacristía, pero no ... Volvíó el rostro hacía ella y le dijo: Adios. ¿ Mañana a las ocho y media, no?. Elena le dijo que si, y se volvió a casa pensando en lo que le había sucedido. ¿ Y si ha sido un angel? le comenté sonriendo. Recuerda que hoy hemos celebrado a los Angeles Custodios.

Me contó que le hubiera gustado darle las gracias por ese momento mágico, pero no se atrevió

No hay comentarios: