sábado, 24 de octubre de 2009

R E S P O N S A B I L I D A D

Esta mañana, como todas las mañanas he encendido el ordenador, y me he llevado una sorpresa muy agradable. He tenido la oportunidad de chatear con Marifé Antuña de Fibroamigosunidos, la conocía por fotos y sabía de su maravillosa labor, y hablar con ella ha sido un regalo; hemos compartido confidencias y me ha dado mucho ánimo. La conclusión que he sacado es que es una persona muy sensible ante el dolor de los demás, muy humana. Ayudar al que sufre, sufriendo ella también.

Recuerdo que yo era muy pequeña y me llevaba mi madre a ver a mi madrina. Una monja que se llamaba Sor Consuelo, de ahí mi nombre. Vivía en el Hospital Nuestra Sra de la Montaña, y entonces era un edificio antiguo con unas enormes habitaciones donde algunas veces entrabamos a visitar a algún enfermo-a conocido. A mi se me quedó grabada una frase que leía una y otra vez cada vez que iba; unas enormes letras en la pared que decían: " SI NO SABES SENTIR EL DOLOR AJENO, VUELVE SOBRE TUS PASOS Y SAL DE ESTA CASA "

Yo las leía una y otra vez, y a partir de ahí empecé a concienciarme de lo importante que es el dolor de los demás, el sufrimiento.

Llegué a pensar que mis dolores eran normales, se lo comentaba al médico y no le daba importancia, así han ido pasando varios años; incluso se me han acentuado. Yo preguntaba a mis amigas si ellas no tenían dolores y me decían que no. Un dolor generalizado en todo el cuerpo, cansancio, mucho cansancio, dificultad para realizar incluso las tareas domesticas, una rigidez que no te permite mover el cuerpo. Y apareció la fibromialgía, dió la cara.

Tu cuerpo no responde. Es una pena que no haya nadie que se conciencie de la problematica que supone esta enfermedad. Es querer y no poder. De ahí la concentración del día 7 en Madrid. Que alguien nos escuche, que no nos quejamos por quejarnos.

Dice un proverbio indio que para conocer a alguien hay que caminar en sus zapatos durante varias lunas. Sólo así descubrirían las lágrimas, la impotencia, el dolor y el sufrimiento que supone padecer FIBROMIALGIA.


No hay comentarios: