domingo, 27 de diciembre de 2009

OPINIONES

Esta tarde mientras regresaba a mi casa y veía a la gente pasear a pesar del frío, yo me hacía estas preguntas:

¿Quíen programa nuestra vida?

¿Quién se encarga de repartir las alegrías y las penas?.

Porque están muy mal repartidas... Hay gente que sus mayores preocupaciones ahora son elegir los regalos. Qué modelo de coche, qué diseñador, qué joyero, qué viaje, que cirujano, qué menú... osea qué problemas....

Hace días leía una frase de la madre Teresa de Calcuta, y aunque admiro a esta mujer, la verdad es que ahora no es el mejor momento para entenderla. Dice "Que nuestros sufrimientos son caricias bondadosas de Dios" y yo digo que elija a otros para acariciarlos que a mí ya me ha acariciado bastante.

Prefiero las caricias de mis hijos, esas no duelen, al contrario son muy gratificantes.

4 comentarios:

Verónica dijo...

Lo opino igual, que tu. Prefiero las caricias de los mios. Esas no hacen daño y me agradan cuando me las ofrecen.
Un besooo

Chely dijo...

Un beso Vero- FELIZ AÑO NUEVO

Poly Vidal dijo...

Dios es amor...¿verdad que es imposible infringir dolor cuando uno ama? él nos da esperanza, nos da fuerza y nos promete cosas buenas. Animo, él no es el culpable de tanto dolor.


Un abrazo suavecito

Poly

Chely dijo...

Muchas gracias por tu comentario Poly, no te conozco pero agradezco enormemente tus palabras. Un beso