domingo, 21 de marzo de 2010

CHARLA ENTRE AMIGAS

Ayer me llamó Alicia, vivimos en distintas ciudades, y somos amigas desde pequeñas. Se casó y se marchó a otra ciudad, al principio la echaba de menos, pero enseguida empezaron esas largas charlas teléfonicas; charlas de 2 horas, en las que nos poniamos al corriente de todos los pormenores...

Siempre he admirado sus buenas formas, su educación exquisita, su pasión por sus hijos... buena parte de nuestra charla gira en torno a esos hijos, a mi me gusta escucharla. Habla despacio, su voz es dulce y su pronunciación muy clara; vamos que cuenta las cosas muy bien... y eso a mi me gusta.

Ultimamente la noto decaida, su padre murió hace unos meses y aunque me cuenta que lleva el duelo lo mejor posible, a veces se viene abajo. Adoraba a su padre y él a ella. Era su confidente... sufrío mucho cuando Alicia se separó. Él se quedó muy joven viudo, y sabía lo que era estar solo... Los hermanos de Alicia se habían ido casando y se quedó solo en aquella casa que ella visitaba con frecuencia.

Ahora, los follones de la herencia... papeles, que estaban gestionando sus hermanos...

Me contó que había algo que le preocupaba por encima de todo. Su padre, en su lecho de muerte le había pedido que volviera con Enrique, su exmarido. ¿ Volver con él? me decía... es cierto que es muy duro afrontar tantas cosas sola, pero eso no me lo había planteado.

Yo le dije: Acuérdate de esas noches en las que sentías miedo, acuerdate de esas vacaciones que te dejaba sola en la playa... que se iba y te quedabas allí, mirando hacía todos los lados por si le veías aparecer; me decías que llegaba contandote mil excusas. No te quería... y además... es que ha habido algún acercamiento por su parte? No, me dijo Alicia... Entonces, sigue adelante; eres fuerte, aparecerá otra persona que te quiera... Y sobre todo, piensa que tu padre lo entenderá...

No hay comentarios: