viernes, 18 de junio de 2010

POEMA

Estoy leyendo "El Camino de la Espiritualidad" de Jorge Bucay, he encontrado un poema que me ha encantado, cuenta Jorge Bucay que llegó a sus manos, pero que desconoce a su autor.

Cuando él rezó, yo me dí cuenta de que no era de mi religión.

Cuando gritó su odio, no estaba dirigido a los que yo odiaba.

Cuando se vistió, sus ropas no eran siquiera parecidas a las mías.

Cuando habló, no lo hizo en mi idioma.

Cuando tomó mi mano, su piel no era del color de la mía.

Sin embargo, cuando rió,
noté que se reía igual que yo me río.

Y cuando lloró, supe que su llanto
era exactamente igual al mío...

domingo, 13 de junio de 2010

LA ISLA BAJO EL MAR Isabel Allende

Hace unos días he terminado de leer "La Isla bajo el Mar" de Isabel Allende. Es el primer libro que leo de esta escritora. Es una historia de negros y blancos, de esclavos y amos; de luchas, rebeliones, abusos de poder... sumisión, y también de fuerza y coraje.

Pero sobre todo es la historia de Zarité una esclava negra que fue vendida a los 9 años, y a partir de ahí empieza a ser imprescindible en la vida de su amo Toulouse Valmorain. Su bondad natural, fortaleza de espiritu y honradez, según cuenta la autora del libro, le permitieron compartir los secretos y la espiritualidad que ayudaban a sobrevivir a los suyos, los esclavos, y conocer las miserias de los amos, los blancos.

Su mayor aspiración, conseguir la libertad... " Baila, baila Zarité, porque esclavo que baila es libre... mientras baila."

Me ha gustado y he disfrutado leyéndolo.

viernes, 11 de junio de 2010

APOSTANDO POR CÁCERES 2016







VÍA LIBRE

Ya decía en una de mis últimas entradas que no me gusta la gente que se queda en la teoría, con tantas cosas que se pueden llevar a la práctica, o por lo menos intentarlo.

A veces ordenar nuestra vida, empieza por ordenar nuestra casa, vaciar todo lo que nos sobra, tirar todo aquello que no nos sirve para nada, sacar de los armarios la ropa que no nos ponemos y que está ocupando sitio, un sitio que podrían ocupar otras cosas...

Yo he empezado por un ejercicio práctico, para mí tiene importancia. Se trata de cruzar el semaforo en verde, correr si es necesario, aprovechar la invitación para los peatones; a veces incluso me arriesgo a pasarlo en rojo, eso sí, antes me aseguro de que para los coches también lo está.

Eso implica aprovechar las oportunidades que pasan por mi vida, no esperar a que lleguen, incluso a veces hay que arriesgar... cada uno según sus vivencias puede pensar de una forma o de otra, allá cada cual. Yo pienso que el tiempo hay que vivirlo de la mejor manera, sin despediciar ni un segundo.

jueves, 3 de junio de 2010

SI YO FUERA...

Si yo fuera un árbol ... sería una encina de nuestra tierra, fuerte, con raices profundas y ramas generosas.

Si yo fuera una parte de la geografía... sería sin lugar a dudas la playa.

Si yo fuera una máquina... sería una lavadora-secadora, por el trabajo que nos quita.

Si yo fuera un animal... sería un cervatillo, por la ternura que me produce.

Si yo fuera un coche... sería un Simca 1200, por aquello de los recuerdos.

Si yo fuera un perfume... sería Aire de Loewe, por su olor tan fresco y agradable.

Si yo fuera una fruta... sería una pera de agua.

Si yo fuera un color... serían dos, azul y rosa.

Si yo fuera una estación... sería el verano, me gustan los días largos y soleados.

Si yo fuera un dulce... sería una milhoja de merengue...

Si yo fuera una flor... sería la flor de la jara, suave, delicada, y libre y asilvestrada a la vez.

Si yo fuera un pájaro... sería una tórtola y despertaría a los míos con mi arrullo suave y repetido.

COHERENCIA

Una vez le preguntaron a Jorge Bucay si ponía en práctica lo que escribía en sus libros de autoayuda, fue su propio hijo, que lo relata en el prólogo del último libro publicado por su padre "El Camino de la Espiritualidad", cuenta que Jorge Bucay contestó que por lo menos lo intentaba, aunque a veces no lo consiguiera.

Fue en la presentación de uno de sus libros, Demián Bucay no recuerda en cual de ellos; pero dice que está seguro de que así es, de que lo intenta.

A mi me ha hecho pensar lo importante que es la coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos, sobre todo cuando debemos dar ejemplo ya sea como padres, educadores, religiosos, políticos...

He escuchado, que no oido, a gente hablar del amor cuando nisiquiera saben qué es eso, gente que se pasa la vida aprendiendo la teoría, pero que se quedan ahí, sin ponerlo nunca en práctica. Pienso que merece la pena arriesgar, equivocarse a veces, pero vivir intentando al menos hacer lo que decimos.