sábado, 18 de diciembre de 2010

ADVIENTO

Cada año, cuando llega este tiempo de adviento, tiempo de espera para los cristianos, mi cabeza se embota de escuchar palabras, propositos de cambio... y yo veo que todo sigue igual, las palabras se las lleva el viento y se quedan en eso... en buenas intenciones nada más.


Se cambia desde el corazón: desde el dolor, desde el esfuerzo, desde el afán de superación... desde ponerse en el lugar del que sufre... nunca se puede cambiar desde la comodidad, desde la vida resuelta, desde el egoismo... desde el desconocimiento del significado de la palabra AMOR...

No hay comentarios: