martes, 28 de diciembre de 2010

ME CONTÓ... ME DIJO...

Me ha llamado Elena, ya he hablado de ella en otros posts, es mi amiga de la infancia; ha sido una de la muchas llamadas que estoy recibiendo estos días, pero la suya ha sido especial...

Hablamos... hablamos, me cuenta, le cuento...

Estaba contenta, feliz... y a la vez preocupada. Me dijo: tengo que contarte una cosa muy importante; venga empieza le dije yo.

Me contó que ha conocido a alguien que le hace sentirse bien, que hace que sus dolores sean más llevaderos.

Me dijo que le preocupa que la fibromialgia pueda interferir en su relación, que se asuste cuando la vea tomar los antiinflamatorios... los calmantes, los... las... cuando vea que su cuerpo no tiene la agilidad que tenía, cuando la vea vulnerable, triste, sin motivo aparente, incluso que la vea llorar por verse limitada para algunas cosas... su insomnio, sus visitas al baño...

Yo la escuchaba y la entendía, entendía sus miedos, su preocupación, su enfermedad...



Sólo pude decirle: Mereces ser feliz... y nos despedimos hasta la próxima llamada.

No hay comentarios: