martes, 25 de enero de 2011

CONFIDENCIAS

Salgo a la calle, hace sol, aunque hace mucho frío, aprovecho para pasear, mis piernas pasean conmigo; sí, no me pesan ni tengo que esforzarme por que me sigan como otras veces.

Camino por una larga avenida, disfruto del paseo, es cómo cuando te comes un pastel que te gusta mucho, y te lo vas comiendo despacito para que dure más.

Hay mucha gente, me hace gracia un niño que saluda, mientras se come un chupachus; tiene la boca roja.

Miro tiendas, escaparates, rebajas... me paro, sigo caminando.

Veo un bolso que me gusta, pregunto el precio. No se puede alargar? me miro al espejo y no me gusta, demasido grande.

Ya queda poco para llegar a mi casa, llevo el gorro en la mano, cuando salí hacía frío...

Termina mi paseo... me siento bien...


Esto para la mayoría de la gente es normal... para las personas que tenemos fibromialgia, es UN REGALO.

2 comentarios:

Verónica dijo...

Hola Chely, pues bendito sea ese regalo, y ojalá los tengas muy a menudo, así te lo deseo.

Besos y que tengas una muy feliz semana

Chely dijo...

Muchas gracias Verónica, espero que todo te vaya bien. Un beso