martes, 29 de marzo de 2011

VAMPIROS EMOCIONALES Albert J. Bernstein

Están ahí afuera, disfrazados como gente normal hasta que sus necesidades internas los convierten en depredadores.

No buscan vuestra sangre, sino vuestra energía emocional.

Tienen el poder no solo de exasperaros, sino de hipnotizaros, de obnubilaros la mente con promesas falsas hasta enredaros en sus hechizos.

Los vampiros emocionales os atraen para luego vaciaros.

Los vampiros emocionales, son vecinos cálidos y cordiales delante de vosotros, que a vuestra espalda extienden rumores.

Al principio parecen mejores que las personas corrientes. Son brillantes, encantadores. Os caen bien, confiáis en ellos, esperáis más de ellos que de otras personas.

Esperáis más, pero recibís menos y al final os capturan. Los invitáis a que entren en vuestra vida y rara vez os dáis cuanta del error hasta que han desaparecido, dejándoos vacíos, las carteras vacías o, quizá, el corazón roto.

Aún entonces os preguntáis...¿serán ellos o yo?. Son ellos. Vampiros emocionales.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Albert si esos vampiros emocionales, a veces se disfrazan de angeles y sus intenciones quizas sean buenas, pero a la larga terminan chupando nuestros sueños y nuestras emociones.

Cuando quieres hacer realidad una idea, y viene tu hermano o tu vecino y te dice: "Estas loco, eso es imposible", "Nunca nadien lo ha hecho".

Para evitar que un vampiro emocional se robe tus sueños y tus emociones es no escucharlo, no dejar que te encante con sus palabras. Seguir adelante con nuestras ideas y ser perseverante hasta el fin.

El valor de la perseverancia