sábado, 7 de mayo de 2011

EN EL SPA

Esta mañana me fuí como otras veces al spa, me viene muy bien para la fibromialgia darme un baño en la piscina de hidromasaje.

Me compré una especie de cinturón flotador en una tienda de deportes, me daba más seguridad algo que me ayudara a flotar, el ejercicio sería menor.

Hasta aquí todo bien, perfecto...

Llego, me cambio y me llevo mi cinturón flotador, en casa me lo había probado y me quedaba bien; encima del bañador me lo notaba grande, tenía que adaptarlo, tenía que acortar un poco la cinta.

Empiezo a tirar y la cinta se suelta de un lado; me entro en el agua, mejor lo hago dentro... intento quitar la pieza que se supone que tenía que unir las dos partes, y... se me cae al agua, empiezo a buscarla... pienso que si se ha caido al fondo a ver como la cojo... no, no está en fondo, está en la escalera de bajada, pero como es negra me costó encontrarla.

Y qué hago ahora? si tengo las manos llenas de cosas del dichoso cinturón flotador que se ha descuajaringado; bueno, pues un nudo.

Me hice un bonito nudo y a nadar... iba todo bien... me sentía más ligera y me resultaba más fácil, empecé a nadar de espaldas, y parecía los coches de choque de la feria, venga a dar vueltas, no se por qué.

Cuando he llegado a casa y se lo he contado a Montaña nos hemos reido las dos.

(la imagen es del Aqua Spa D. Manuel).

No hay comentarios: