sábado, 18 de junio de 2011

LA FIBRO Y OTROS MOLESTOS OKUPAS...

Quienes sigan mis entradas habrán comprobado que no me gusta hablar de mi enfermedad, de mi fibromialgia y fatiga crónica, no me gusta dar protagonismo a quien no se lo merece.


Sólo a los más intimos les comento si he pasado una mala noche o si salgo machacada como si una apisonadora me hubiera pasado por encima, y a veces nisiquiera a ellos.

Nos fabricamos un personaje que tiene que estar bien... bien para que los demás, para que los que queremos no se preocupen, yo procuro reirme mucho, la risa es buena; mi risa es auténtica... me libera de la tensiones y pienso que por unos momentos hago felices a los míos... a los que sé que les importo, y yo también me siento feliz.

Mi situación, mis circunstancias no son las mejores en alguna faceta de mi vida. He pedido ayuda a quien pensaba que podía prestarmela. ¡ Qué ilusa !... conservo la ingenuidad de la infancia, esa ingenuidad que alguien me dijo un día que no perdiera nunca...

El reumatólogo me aconsejó que no tuviera preocupaciones, que los problemas acentuaban mis dolores, y me venían muy mal, pero la realidad es la que es y hay que campear con lo que toca, cómo puedes...

A veces, la rabia la impotencia me pueden... y me acuerdo de una frase de Séneca que dice : "La ira hace más daño al recipiente en que se encuentra, que en lo que se proyecta", y pienso que es mejor canalizar mi desánimo en otra dirección, porque a los demás nisiquiera les llega y sólo me hago daño yo.


El sol entra por mi ventana... me gusta mucho el sol, estos días largos, llenos de luz, y por qué no también de esperanza...

No hay comentarios: