sábado, 16 de julio de 2011

CUESTIÓN DE PRECIO

El abuelo de un amigo llegó a Estados Unidos procedente de Europa y, después de tramitar su residencia en la isla de Illis, se dirigió a una cafeteria de la ciudad de Nueva York con la intención de comer algo. Se sentó en una mesa vacia y esperó que alguien llegara a tomarle el pedido. Por supuesto, nadie llegó.


Finalmente,un individuo que llevaba una bandeja llena de comida se sentó frente a él y le explicó cómo funcionaban las cosas:


Comience por aquel lado, le dijo, y continue en la fila tomando aquello que desea. Cuando llegue al otro extremo, le dirán cuanto tiene que pagar.


Este fue el comentario del abuelo de mi amigo:


Pronto aprendí cómo funcionaban las cosas. La vida es como una cafetería. Puedes tomar lo que desees siempre y cuando estés dispuesto a pagar el precio... incluso puedes obtener el éxito.


Pero jamás lo obtendrás si esperas que alguien te lo traiga. Tienes que levantarte e ir a por el.

No hay comentarios: