jueves, 24 de enero de 2013

¿HASTA CUANDO?

 Sólo le pido a Dios que lo injusto no me sea indiferente. Mercedes Sosa.

Me gustaría despertar, y darme cuenta de que esto que estoy, que estamos viviendo, es sólo un sueño.

Me gustaría seguir sintiendo ese alivio que sentía cuando salía del cine, después de ver una película de la guerra civil, salir a la calle y respirar, y quedar las sensaciones, la opresión en el pecho, la angustia, allí en la sala vacia.

Por desgracia no es así. Tenemos los peores gobernantes, y la realidad es esta, no una película de la que sales y te liberas; es vivir un día tras otro esta pesadilla, sin solución.

Lo último ha sido mandarme una carta para una prueba de ordenanza. La tarde anterior la pasé  en urgencias porque no podía soportar los dolores de mi rodilla (los que seguís mi blog, sabéis que tengo varios post donde cuento el problema de mi rodilla) le comenté a una señora que me atendió especialista en traumatología que tenía que presentarme a esa prueba, esta señora me dijo que no podía ir, que necesitaba reposo y calmantes.

Me dijo que presentara el certificado que ella me daba, todo detallado. Fue un familiar con mi DNI, y entregó a una persona del Sexpe el certificado médico. Resultado: a los 4 días recibo una carta, que me decían que me daban de baja como desempleada por no presentarme a la prueba de ordenanza.

Se siente rabia, impotencia... 

Vivo en contacto permanente con el dolor de la fibromialgia, la rodilla...pero me duele mucho más proyectar mi malestar en la gente que más quiero, o que me vean triste o derrumbada, por una injusticia, tras otra.

No hay comentarios: