sábado, 9 de noviembre de 2013

EN SEVILLA


Decidimos pasar unos días en Sevilla, llegamos a mediodía, lucía un sol esplendido.

Nos instalamos en el hotel y salimos a comer y a dar una vuelta por la ciudad. 

Cuando elegimos Sevilla, yo no sabía que iba a despertar en mi tantas sensaciones. Pasado y presente. Allí vivieron mis padres durante varios años con mi hermano el mayor; allí abrió los ojos a la vida por primera vez mi hermano, el que desgraciadamente se nos fue hace ya casi 3 meses. Ya no están fisicamente en mi vida ni en la vida ninguno de los cuatro; bueno, en mi vida y en mi corazón estarán siempre.

Visitamos la Catedral de estilo barroco, una de las que más me ha gustado, el Alcazar, una maravilla. El Museo de Bellas Artes de Sevilla, perdernos entre los cuadros de Julio Romero de Torres, y la impresionante exposición permanente;  visitamos la basílica de la Macarena, paseamos por la Alameda de Hércules y montamos en el bus turístico.

Vimos lo que queda de la expo del año 29, como el pabellón de Guatemala o Brasil.

Me hizo mucha ilusión visitar el Centro andaluz de Arte Contemporáneo, que está ubicado en la Cartuja. 

Allí en la Cartuja recordé esa calle llena de gente, la expo del 92, los desfiles, Curro, nuestros hijos pequeñajos. Ha pasado mucho tiempo desde entonces, y estábamos allí de nuevo mi marido y yo admirando el legado de Guillermo Pérez Villalta.

Han sido unos días muy intensos, comidas ricas, paseos, y recuerdos. Mis padres nos hablaban mucho de Sevilla, de sus gentes, mi padre nos contaba como voceaban "A gorda la jartá" botijo en mano; o "Aliñás morás y verdes".

El barrio de Santa Cruz, muy típico, me hizo mucha gracia encontrar una calle con mi nombre, Consuelo; la calle Sierpes abarrotada de gente.

La última noche que pasamos allí, escuché una música que me resultaba muy familiar "La Cumparsita" Adios muchachos compañeros de mi vida... recuerdo escuchar a mi padre cantar esa melodía cuando yo era pequeña. Dos hombres con dos acordeones  alegraban a los paseantes con su música.

 Termino con una cita del gran Antonio Machado, ilustre sevillano. "Caminante no hay camino, se hace camino al andar"

No hay comentarios: