martes, 28 de enero de 2014

TOLEDO Y EL GRECO

Toledo está en fiestas, celebran el 400 aniversario de la muerte de El Greco, por todo lo alto.


He visitado esa ciudad tres veces, y las tres me ha encantado; la última fue la semana Santa del pasado año. Acompañada de mi marido visitamos todo lo que yo ya había visto. Tengo que hacer una mención muy especial al personal de la casa Museo del Greco, que nos atendió de maravilla y nos facilitó una especie de montacargas, para evitar que yo tuviera que subir escaleras.


Hoy quiero recordar especialmente cuando fui con mi hija, hace unos años, nos costó dar un montón de vueltas para encontrar el convento de Santo Domingo el Antiguo, el lugar donde cuentan que está enterrado el Greco.

El convento hace honor a su nombre, nos abrió una monja muy mayor, y nos enseñó un claustro bastante deteriorado, lleno de mazapanes y productos típicos; me llamó la atención que entre los dulces había un montón de baberos para vender: dulces y baberos.

Como decía mi padre, "vamos al grano" le dijimos a la monja que lo que nos interesaba era ver la tumba del Greco, nos llevó a una habitación con el suelo de cristal, o algo parecido, y nos dijo que miráramos para abajo. A lo lejos se veía un féretro allí encima de la tierra que había debajo de la habitación del cristal  en el suelo, o lo que fuera.

Nos contó la monja que estaba allí enterrado con su nuera, porque con su hijo no se hablaba... En fin...

Me figuro que aquello seguirá igual, este año que celebran el 400 aniversario de su muerte. 

Un feretro a lo lejos, la nuera... la verdad es que salimos bastante decepcionadas de allí. Yo me imaginaba un panteón... Qué menos!!

Buscando en internet, encontré que estaba enterrado en otro convento que se quemó, y que trasladaron lo que pudieron al convento antes citado. Otros dicen que no quedó nada que enterrar con el incendio.

Lo que cuentan es que la esencia del Greco está allí en Toledo, pero no aseguran donde está enterrado realmente, al menos lo que yo he leido.

Es una ciudad muy bonita, "la ciudad de las tres culturas", pero te cobran hasta por respirar.

En semana santa de 2013, cuando fui con mi marido, descartamos buscar ese convento, porque nos pareció una leyenda un poco rara, pero en cualquier caso merece la pena visitar la ciudad, y sus monumentos.

No hay comentarios: