sábado, 5 de abril de 2014

MI CAMAFEO




Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía.
(Mario Benedetti)

Recuerdo ese día como si fuera hoy mismo.Yo había celebrado mi comunión unos días antes, mi hermano Manolo, dos años mayor que yo, la celebró en su momento, dos años atrás.

Iba vestido con un traje blanco de almirante, con sus galones y muchos cordones dorados colgando de su guerrera.

Había una procesión en la iglesia de Santiago, nuestra parroquia, y a mi me daba mucha vergüenza ir a esa procesión yo sola vestida de comunión. Mi hermano Manolo dijo que él me acompañaba. Su traje de almirante se había convertido en una chaqueta blanca y unas calzonas; los adornos ya habían desaparecido. Mi madre le dijo qué como iba a ir de esa guisa, y él fue, él me acompañó. 

Me sentí muy arropada ese día; siempre estuvo ahí haciendo de hermano mayor, fue el padrino de mi boda, y hasta sus últimos días de vida vivimos esa complicidad. Por la cercanía de la edad vivimos muchas cosas juntos, y también compartíamos las típicas enfermedades infantiles.

Quiero quedarme especialmente con el recuerdo de ese día, un camafeo que llevaré siempre colgado de mi cuello.


El camafeo es obra de Miki Gazquez. GRACIAS.

No hay comentarios: