domingo, 6 de noviembre de 2016

PESADILLA EN RENFE


Ya conté en uno de mis post más recientes, que titulaba "Confidencias de verano: El tren"  mi accidente el día 20 de Agosto en el tren Cáceres-Sevilla y vuelta, en este caso regresábamos de Sevilla a Cáceres, pues bien, desde ese día mi vida se ha convertido en una autentica pesadilla. Nos pusimos en contacto con Renfe después de mi caida y con Allianz, la compañía aseguradora de Renfe, ni unos ni otros hicieron el más mínimo caso, después de insistir una y mil veces, un mes y medio después de mi caida, me llamó un médico de aquí de Cáceres, y me contó por teléfono que le habían asignado como perito para revisar mi caso.

Quedamos esa misma tarde y fui con mi marido. hablamos, me hizo firmar un montón de papeles para autorizarle a explorarme, según me dijo; al cabo de un mes y medio los hematomas habían desaparecido, no, los dolores, me dijo que las compañías aseguradoras tenían muchas trampas y que había que insistir mucho, porque no solían hacer demasiado caso. Le conté las secuelas que tenía después del accidente, mi fibromialgia y otras patologías se habían agravado bastante. La exploración se limitó a tocarme la pierna afectada por el golpe y poco más.

Salí de la consulta bastante mal, por un diagnostico que hizo este señor que era la primera vez que le veía y creo que fueron unas palabras muy poco acertadas para cualquier paciente.

El día 9 de Octubre, volvimos otra vez a Sevilla, cuando llegamos a la estación se me salía el corazón, sudores, mucha ansiedad... miedo. Abrieron la puerta y montamos, lo primero, mirar el aseo... ALIVIO, el aseo adaptado funcionaba, el día 12 tocaba regresar, el tren con  destino a Cáceres estaba estacionado en Santa Justa, bajamos al anden, subimos al tren, la ansiedad el miedo... directamente a ver el aseo adaptado. Un operario salía con una fregona en la mano, al abrir la tapa del water, estaba hasta arriba de agua. 

UN CABREO DESCOMUNAL.

Mi marido habló con el maquinista y le dijo que llevaba en el libro de incidencias lo del aseo adaptado atascado.

Nos cambiamos de sitio, nos pusimos al lado del otro aseo, un aseo diminuto entre dos escaleras de acceso al tren, con lo cual no hay nada para agarrarse y es un autentico peligro, sobre todo para las personas que tenemos dificultad de movimiento. Nos pusimos a tuitear mi marido y yo, manifestando nuestro enfado a Renfe e Inforenfe, no había pasado mucho tiempo cuando ya nos habían bloqueado a los dos. Según nos contó el interventor del tren le habían llamado de Madrid a ver si era cierto lo que estábamos diciendo, este señor dijo que si, que el aseo había salido atascado desde el inicio del viaje, después que  en Sevilla habían dicho que porqué había salido ese tren en esas condiciones.

El interventor le dio a mi marido la hoja de reclamaciones, incluso dijo que iba a presentar él un informe denunciando la situación. Este señor y mi marido me ayudaron a sentarme, al hacer uso del aseo normal, aunque estábamos muy cerca, por el peligro que suponía para mi.

Cinco horas de cabreo, no es la primera vez ni la segunda, ni la tercera... puedo seguir... durante tres años las visitas a Sevilla, han sido frecuentes, y las deficiencias en el único tren que une Extremadura con Andalucía son normales, por falta de mantenimiento. Falla el aire acondicionado, en invierno te arrices, en verano te cueces, puertas que no cierran... la máquina del agua no funciona. 

UN AUTENTICO DESASTRE.

Para mi, viajar a Sevilla ha sido una de las mejores cosas que me han pasado, sobre todo en un momento en que necesitaba el contacto con esa ciudad. Junto a mi marido y en ocasiones con nuestros hijos he pasado momentos inolvidables. Ahora el pánico me puede, y me pregunto si merece la pena pasar un calvario en un viaje de 5 horas donde el abandono está presente en cada rincón del tren. 

Quiero manifestar mi enfado, mi malestar mi cabreo con Renfe, Inforenfe, Allianz y el perito que contrataron (ya me advirtieron que se pone de la parte del que paga, o sea de la aseguradora) por su informe inadeacuado y claramente a favor de los intereses de Allianz.

 Y también lo hago extensivo a los presidentes de las dos CCAA Guillermo Fernandez Vara y Susana Diaz, por su desidia, al no preocuparse de facilitar los desplazamientos de extremeños y andaluces, y en no hacer que se cumpla la Ley de Discapacidad por parte de Renfe.

Quiero manifestar también mi disculpa por la forma tan atropellada en que estoy escribiendo este post, sólo es una muestra de como me afecta recordar lo sucedido. 

La foto que acompaña el post es una muestra de como se encuentra el aseo adaptado la mayoría de las veces.

No hay comentarios: